INVESTIGACIÓN

El ABP está íntimamente ligado con el desarrollo profesional del docente; su estructura favorece la reflexión sobre la práctica y además casa muy bien con al Investigación – Acción, permitiendo enfocar aspectos concretos del proceso de trabajo desde la perspectiva de la investigación.

En concreto, el proyecto que he desarrollado con mis socias Elisa y Alcira me ha dado pie para diseñar una actividad de investigación en la misma línea (enseñanza efectiva de la metodología ABP a futuros docentes de primaria y secundaria).

Presento a continuación un esbozo de mi plan de investigación, a sabiendas de que es un plan muy preliminar, que trabaja con ideas pendientes aún de concretar. He preferido presentarlo así, abierto y aún en pañales, para poder recoger vuestras sugerencias.

EDUCAR PARA LA PLANIFICACIÓN DE ABP

La metodología ABP gana cada vez más peso en las aulas y, sin embargo, todos los docentes que se embarcan en ello tienen la sensación de ser todavía pioneros, pues los proyectos que se llevan a cabo se reducen a iniciativas aisladas, a costa de un gran esfuerzo e interés particulares, y habitualmente en entornos, si no hostiles, poco favorecedores. Desde la perspectiva del formador de futuros docentes, que además cree firmemente en los beneficios aportados por las metodologías activas – sobre todo en mi área, la didáctica de las Ciencias Experimentales – resulta imprescindible detectar las dificultades a que se enfrentan los “docentes por proyectos”, para anticiparse a ellas y proporcionar una formación más completa, ajustada a las necesidades reales que les deparará su futuro laboral, a nuestros alumnos de los Grados de Magisterio.

 

En resumen: “basado en la observación de las carencias reales que experimentan los profesores que quieren enseñar por proyectos, ¿cómo hemos de ajustar los formadores de docentes nuestra enseñanza?

El tema no es exactamente un tema nuevo; varios estudios mencionan barreras y dificultades a la hora de implementar la metodología PBL. Por ejemplo, que  tanto alumnos como profesores deben cambiar su perspectiva de aprendizaje, la necesidad de  una modificación curricular o su elevado coste en tiempo y recursos (DIDE, 2004). Pero más frecuente es la crítica a la capacidad de faliciltar de los docentes (DIDE; 2004): los tutores suelen ser demasiado directivos, y plantear en la práctica cuestiones muy cerradas (Dolmans, 2005), cediendo con dificultad su rol de transmisor para pasar a ser facilitadores (Maurer y Neuhold, 2012). Es decir, las mayores dificultades se dan durante la planificación, que suele fallar cuando se lleva a la práctica, debido a la presencia de grupos disfuncionales (Dolmans, 2005), artefactos en las dinámicas de grupo, o directamente un fallo a la hora de diseñar tareas en base a capacidades (Maurer y Neuhold, 2012).

Aunque se trata de una revisión bibliográfica muy somera, todos los artículos apuntan a una falta de dominio de la metodología (capacidad de ceder control a los alumnos, convertirse en aprendiz , relajarse respecto al currículum y planear en base a competencias) y sobre todo a la gestión “humana” (gestionar las interacciones en el aula, el trabajo en grupos pequeños y con alumnos conflictivos). En general todos se quedan en una detección de las dificultades más bien genérica, pero pocos entran a detallar aspectos concretos, y mucho menos a trasladarlos a una propuesta de mejora de la docencia universitaria.

Además, en ningún lugar he encontrado que estas afirmaciones se basen en datos empíricos, sino que parecen más bien esas afirmaciones que se van repitiendo de artículo en artículo hasta convertirse en verdad aceptada.

Mi hipótesis es que detectaremos que los alumnos necesitan repensar su relación con el currículum y con la metodología docente educativa, y necesitan desarrollar estrategias para gestionar grupos flexibles y equipos de trabajo. Además, que es imperativo desarrollar una competencia digital “funcional”, que no se limite a manejar los programas a nivel de usuario sino que sepa plantear situaciones educativas que saquen máximo provecho de los recursos informáticos, sobre todo de cara a la interacción y socialización de los proyectos. Por último, esperamos encontrar que es posible detectar las carencias concretas y ajustar nuestra docencia en este sentido.

 

Esto son los pasos de la experimentación:

FASE 1: Se realizará observación en sus clases – naturaleza de las interacciones, nivel de dirección de las actividades, actitud del profesor y de los alumnos

Entrevistas a profesores – auto-percepción (carencias, fortalezas, debilidades y fortalezas en relación al entorno).

Las observaciones se modelizarán mediante Mapas conceptuales (CMapTools) y los datos de las entrevistas analizados mediante técnicas cualitativas de análisis.

FASE 2: Experimento.

0. Grupo control: durante las prácticas escolares, los alumnos diseñarán y llevarán a cabo un proyecto basado en ABP. (se registrarán sus vivencias, con el mismo cuestionario que los profesores)

1. diseño de una batería de mejoras a aplicar en mi asignatura (proyectos didácticos en Ciencias Experimentales), y en concreto durante el desarrollo del proyecto didáctico “planifico con TIC”, buscando paliar las carencias observadas en uno de los aspectos.

2. durante las prácticas escolares, los alumnos diseñarán y llevarán a cabo un proyecto basado en ABP. (se registrarán sus vivencias, con el mismo cuestionario que los profesores); se compararán los resultados con el grupo control.

3. los pasos 1 y 2 se pueden iterar con mejoras puntuales sucesivas

La muestra del estudio observacional serán profesores que aplican metodología ABP, estratificados según su experiencia en el campo. Se controlará por factores externos como la metodología imperante en el centro y la existencia de Redes de Desarrollo Profesional estables.

Además, servirán como sujetos del experimento los alumnos del grado de Maestro de Infantil y Primaria que realizan ese año (4º de grado) sus prácticas escolares, tutorizados por el Investigador Principal.

La comunidad educativa (profesores, familias, alumnos universitarios) interesados en la metodología PBL son la audiencia principal de este proyecto. La difusión se plantea a través de Revistas científicas (Alambique: didáctica de las ciencias experimentales (tema deseado de los proyectos, por ser la especialidad del IP); Enseñanza de las ciencias);  Portales especializados:(Difusión a través de la página de Buck Institute (BIE) y Pearson Education (http://researchnetwork.pearson.com)) y  Encuentros científicos: (Encuentros Didáctica Ciencias Experimentales – anual, en España- y European Conference on Education).

 

En el grupo de la Didáctica de las Ciencias Experimentales hay una serie de compañeros interesados en las metodologías activas, que podrían entrar a formar parte de la investigación. Es además un proyecto que puede aplicarse a cualquier didáctica específica que sea susceptible de desarrollarse vía ABP. En mi universidad no hay actualmente ningún grupo de investigación trabajando en esta línea, pero dentro de mi red personal de contactos sí hay otros docentes universitarios que podrían ser incluidos en el equipo.

Una de sus mayores ventajas es que no generará muchos gastos (al menos hasta la fase de difusión y publicación), que además se imbrica directamente con la propia práctica docente de los investigadores implicados y usa como sujetos a los alumnos propios y tutores de los centros con los que ya se trabaja para el practicum. Aún así, no he previsto por el momento convocatorias de ayudas que pudiesen sufragarlo. Posiblemente el tema más flojo por el momento es la implementación práctica, en lo que respecta a otros compañeros implicados y, en especial, a la financiación. Por tanto… y por segunda vez en este MOOC… ¡se buscan socios!

REFERENCIAS:

DIDE (2004). Dirección de Investigación y Desarrollo Educativo (DIDE), 2004. Vicerrectoría Académica, Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey. El Aprendizaje Basado en Problemas como técnica didáctica. Último acceso 28-2-2014 desde http:// www2.uca.es/ordenacion/formacion/docs/jifpev4-documentacion.pdf

Diana H J M Dolmans, Willem De Grave, Ineke H A P Wolfhagen & Cees P M van der Vleuten (2005) Problem-based learning: future challenges for educational practice and research. Medical Education 2005; 39: 732–741. doi:10.1111/j.1365-2929.2005.02205.x

Maurer, H.; Neuhold, C. 2012. Problems Everywhere? Strengths and Challenges of a Problem-Based Learning Approach in European Studies. Higher Education Academy Social Science Conference “Ways of Knowing, Ways of Learning” 28 and 29 May 2012, Liverpool

Advertisements
This entry was posted in educación and tagged , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s