El currículum oculto

En la infancia los niños ven a sus padres como superhéroes, y parece que los profesores vamos a la clase con el mismo aire de “referencia” adulta infalible. Incluso en la universidad necesitamos de algún modo distanciarnos, para salvar esa distancia que se ha hecho más pequeña.

Pero el hecho es que no somos máquinas perfectas, sino humanos con nuestras debilidades, nuestras dudas… y una gran carga de prejuicios y preconcepciones que viene con nosotros a clase, el currículum oculto. No podemos deshacernos tan fácilmente de nuestras asunciones previas sobre nuestros alumnos, basados muchas veces en prejuicios relacionados con su sexo, raza, credo, nacionalidad o nivel económico. A primera vista nos parecería que estamos por encima de todo esto, que somos personas muy equilibradas y educadas, libres de prejuicios. Ya, claro. Os invito a reflexionar durante un momento sobre cómo nos comportamos realmente en clase con nuestros alumnos. Y el que esté libre de pecado que tire la primera piedra.

El asunto de la raza (un mero constructo social sin ninguna validez biológica, dicho sea de paso) y la discapacidad están claros, pero un asunto que me ha dado bastante que pensar es el tema del género. Y creo que aún no lo tengo resuelto.

Está claro que tratar por igual no equivale a generar igualdad.

Landscaping company owner(fuente: World Bank Foto Collection)

Si uno de los implicados parte en situación de desigualdad, el trato igualitario no hará sino amplificar la diferencia.

Como ya argumentaba en un post anterior (otra evidencia que se cae), la evidencia de diferencias neurológicas reales resulta elusiva, y además parece que la diferencia que podría darse en edades tempranas por la maduración más temprana de las chicas tiende a desibujarse con la edad. Pero es innegable que niños y niñas experimentan el mundo de modo diferente.

gender¿quiere esto decir que hay que seguir con la discriminación positiva de las chicas? ¿hacernos los ciegos y tratar a ambos conr el mismo rasero? ¿o el sistema que utilizamos está favoreciendo mucho más a las chicas y penalizando la naturaleza masculina?

Os invito a que leáis este artículo, que a mí personalmente me despierta sentimientos ambivalentes? ¿Una llamada a perpetuar los estereotipos – los chicos jugando al balón y las niñas tranquilitas, tomando el té con las muñecas ? ¿o a huir de lo políticamente correcto, aceptar que no somos iguales y que hemos de ser valientes, arriesgarnos a quedar de retrógrados y reconocer que hemos de utilizar estrategias diferentes con unos y otros?

Penalizing boys

Volveré sobre el tema…

 

 

 

Advertisements
This entry was posted in educación, Opinión and tagged , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s